¿Son buenos todos los cambios? ¿Siempre que se cierra una puerta se abre una ventana? ¿Y si yo hubiera…? Tantas preguntas sin respuesta, tantos ¿y si…? Pues precisamente de esto trata el libro de hoy, es un ¿y si…? inmenso, en mayúsculas. Qué pasaría si las cosas sucedieran de forma distinta, si nuestras decisiones no nos hubieran llevado por donde finalmente lo hicieron, es algo para lo que no hay respuesta, y con lo que tenemos que aprender a convivir y aceptar.

“Cuando todo cambió”, Donna Milner

Se trata de Cuando todo cambió, de Donna Milner. Con este libro me pasó lo que ya me había sucedido con anterioridad en otras ocasiones (tampoco tantas): a pesar de lo desconocidos que me sonaban tanto el título como la escritora, enseguida me enganchó y logró que disfrutara mogollón de todas y cada una de sus páginas.

Al introducirnos en su argumento, conoceremos la vida de Nathalie Ward. Ahora que ya es una mujer en edad madura, recibe la noticia de que su madre se encuentra terminal por lo que tiene que dejar sus temores y aprensiones atrás y regresar al pueblo de su infancia. Para ella requiere un esfuerzo y sacrificio increíble dejar atrás los motivos que la llevaron a tal situación, motivos que conoceremos durante el viaje de 14 horas en autobús que tiene por delante y en el que aprovecha para recordar.

Imagen de Donna Milner

El libro entra entonces en flashback y nos traslada a su infancia. Nathalie es la menor de cuatro hermanos, tres hombres y luego ella. Los cuatro viven con sus padres en una granja en un pequeño poblado canadiense y tienen una lechería. Todo precioso. Tan precioso que logró meterme de lleno en medio de esa pequeña familia, yo ya era un pariente más. Pero todo se tuerce cuando Jake, el ayudante, decide irse y en su lugar contratan a un joven norteamericano, River, que acaba de mudarse a Canadá para evitar ir a combatir a la guerra de Vietnam.

Y todo se viene abajo. Una serie de catastróficas decisiones y acontecimientos fortuitos harán que las vidas de esta adorable familia queden desacompasadas. Me dio tanta pena ver cómo se torcían sus caminos (como si fuera un miembro más de su familia) que, al mismo tiempo que Nathalie, mientras leía la novela no hacía más que preguntarme: ¿y si esa noche de tormenta no hubieras ido a dónde fuiste? ¿Y si la comunicación con tu hermano hubiera sido mayor? ¿Y si no hubieras confiado en ELLA como lo hiciste? Desde luego estaríamos ante una historia completamente distinta. Menos mal que tenemos un futuro para arreglar el pasado.

Para mí, tremendamente recomendable. Lectura fácil, que engancha y que, en mi caso, me involucró completamente con todos sus personajes.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *