Category: Autores

De luto por las hermanas Walsh

Portada de Helen no puede dormir

¡Estoy tan contenta y tan triste! Me explico: contenta porque POR FIN pude leer la última entrega acerca de las hermanas Walsh, Helen no puede dormir, escrita por la maravillosa Marian Keyes. Y triste precisamente por eso, porque se supone que ya no habrá más libros acerca de estas cinco hermanas locas y extravagantes.

El primero de ellos fue Claire se queda sola, donde, cómo no, conoceremos a Claire, la mayor de las hermanas Walsh. A la pobre le acaba de dejar su marido justo después de dar a luz a su primera hija en común, Kate. Un desastre, vamos. A ése le siguió Rachel se va de viaje, centrado en la tercera hermana. Rachel sufre adicciones por lo que se ve obligada a acudir a un centro de desintoxicación tras una noche de demasiado desfase. Con maestría y mucho humor veremos cómo va saliendo del bache.

Maggie ve la luz fue el tercer tomo, dedicado a la segunda hermana. Tras una vida correcta y aburrida, Maggie “enloquece” y se va a Hollywood con una amiga dispuesta a vivir las experiencias que nunca tuvo. Y en ¿Hay alguien ahí fuera? conoceremos a Anna, la cuarta hermana, una persona muy espiritual y un tanto mística cuya vida cambiará por completo de un día para otro por culpa de un trágico accidente.

Portadas del resto de los libros dedicados a las hermanas Walsh

Y así, tras años de desventuras, de muchas risas y unas pocas lágrimas, llegamos a la última parada, a la hermana más pequeña: Helen, la investigadora privada. Su vida es catastrófica, le acaban de embargar su piso, el trabajo escasea y su exnovio no para de darle la lata proponiéndole un reto imposible. Menos mal que está su nuevo y súper sexy ligue, Artie Devlin. Si no fuera por sus tres hijos y la plasta de su exmujer, su relación sería casi perfecta. Pero la sombra de una fuerte depresión planea sobre Helen, quien primero tendrá que cuidar de que todos sus asuntos estén en orden.

Todos los libros están acompañados de amigos que comparten su día a día con ellas y, cómo no, los maravillosos (y también excéntricos) papis Walsh. Los he acabado considerando como mi lejana familia irlandesa y he vivido tan buenos momentos a su lado que, de verdad, necesito que Marian Keyes se saque una nueva hermana de la manga, o que empiece a escribir sobre las hijas e hijos que han ido teniendo… ¡La familia Walsh no puede quedar aquí!

Como podréis imaginar, súper recomiendo a esta autora y, en concreto, esta colección. ¡Memorables!

Los caminos más ocultos del destino

¡Muy buenas y veraniegas tardes! Después de un fin de semana ajetreadito en el que pasé de los gloriosos 25 a los tenebrosos 26 años, tengo que decir que tengo no menos de seis libros nuevos en mi poder. ¡Si es que soy una consentida! La mirada de los ángeles, Cuando todo cambió, La Biblia bastarda, Polos opuestos, Adiós, princesa y Quien mató al ayatolá Kanuni han pasado a engrosar mi lista de libros pendientes.

Caminos ocultos, de Tawni O’Dell

Pero al lío. Acabo de terminar de leer Caminos ocultos, de Tawni O’Dell; y la verdad es que resultó una sorpresa francamente agradable. Leyendo la reseña de la parte posterior, lo cierto es que nada parecía indicar que la historia iba a tomar los derroteros que finalmente tomó, pero en mi caso no resultó un cambio desagradable.

Al adentrarnos en sus páginas conoceremos al joven Harley Altmyer, un adolescente de apenas veinte años que se ve obligado a cuidar de sus tres hermanas pequeñas y a sacar su hogar adelante, después de que su madre fuera condenada a cadena perpetua por el asesinato de su marido y padre de los cuatro niños.

Así, poco a poco, iremos conociendo los entresijos de la vida familiar que se desarrolla dentro de las cuatro paredes de su casa: Harley se ve obligado a trabajar en dos lugares distintos para poder hacer frente a las facturas, las peleas con su hermana adolescente son constantes; mientras que las dos pequeñas se esfuerzan por sobrevivir con la mayor normalidad posible. Todo eso mezclado con profundas crisis emocionales de Harley, que no ha superado los acontecimientos y se ve obligado a visitar a una psiquiatra. Pero todo cambia cuando conoce a Callie…

Lo sorprendente de esta novela es el tono oscuro que invade todas sus páginas. A la espera de una historia más liviana, me encontré inmersa en un hogar completamente destrozado, con unos personajes perdidos incapaces de encauzar su vida y una desesperación flotante tan palpable que la sensación de incomodidad no me abandonó desde la primera hasta la última página. Desde Cumbres borrascosas, no recuerdo un entorno familiar más destrozado e inquietante.

Ahora, tras haber finalizado también la sexta entrega de Mari Jungstedt, La falsa sonrisa, voy a comenzar a leer La canción de los maoríes, la continuación del precioso libro de Sarah Lark En el país de la nube blanca.

¡Para la semana más y mejor!

¿Qué harías si pudieras retroceder en el tiempo?

22 de noviembre de 1963, fecha fatídica para los Estados Unidos de América. Ese día muere tiroteado el entonces presidente John F. Kennedy en un acto celebrado en Dallas. El país se para, la gente está conmocionada y no se sabe qué pasará a continuación. Pero, ¿qué harías si, casi 50 años después, pudieras evitarlo?

El expresidente de USA John F. Kennedy

Bajo esta premisa nos presenta Stephen King una de sus últimas propuestas titulada, como no podía ser de otra manera, 22/11/63. Si nos introducimos dentro de las muchas páginas de la novela, conoceremos a Jake Epping, un profesor de secundaria residente, como no podía ser de otra forma tratándose de un libro de Stephen King, en el estado de Maine. Recién divorciado, no se encuentra muy a gusto con la vida hasta que un viejo conocido, Al Templeton, propietario de un restaurante de comida rápida que suele frecuentar, le cuenta su más preciado secreto: en la trastienda del restaurante existe una falla temporal que traslada a quien la atraviese a 1958.

Así Al, sabedor de que le queda poco tiempo de vida, le pide a Jake que se traslade a ese año y consiga evitar lo que más obsesionado le tiene: el asesinato de JFK. No obstante, si Jake acepta la misión no es por querer salvar al presidente, si no porque quiere evitar que suceda otro crimen que marcó para siempre la vida de uno de sus alumnos.

22/11/63, escrito por Stephen King

De ese modo, el profesor abandona 2011 y se sumerge en la América de los años 50. Y esto es lo que convierte al libro en una historia, para mi gusto, maravillosa. La recreación de Stephen King de esos años, su cultura, su forma de vida, cómo la sociedad estaba despertando cada vez más a un sistema capitalista donde tanto tienes tanto vales, hace que el lector no quiera abandonar nunca esa década. Tampoco lo desea Jake, que para su sorpresa se encuentra bastante más cómodo en esos años que en su periodo contemporáneo. Incluso se enamora de la joven bibliotecaria Sadie y ejerce su profesión en una escuela de la época. Todo maravilloso si no fuera porque estamos dentro de una novela de King y Jake tiene una misión que atender…

Esta obra me pareció tan bonita, tan entrañable, tan distinta a lo que este escritor me tiene acostumbrada y con un final no para todos agradable pero para mí francamente precioso, que no puedo más que recomendarla a todos los que sienten algo de aprecio por sus otras novelas. Igual hay quien se esperaba algo más acorde a su estilo de siempre, pero a mí este cambio me resultó sorprendentemente agradable.

Hechizada por Jane Green

Tengo que reconocer que el primer libro de Jane Green que tuve entre mis manos fue gracias a mi hermana, que me regaló Los patitos feos también besan. Lo cierto es que fue una lectura totalmente distinta a lo que estaba acostumbrada, pero el libro me había entretenido mucho (a pesar de que levantó un poco de polémica por el tema que trataba y por cómo lo hacía). Así que, ocho años después de aquel primer contacto, aquí estoy yo, en el Día del Libro 2014 pidiéndole otra vez a mi hermana que me regale otro libro de Green, en este caso tocó Hechizada. La pobre cumplió y ya puedo añadir ese nuevo título a mi lista de libros leídos.

Hechizada, de Jane Green

En esta novela nos encontraremos con Alice Chambers, la orgullosa esposa del poderoso Joe Chambers. Eso de puertas para fuera. Porque en el interior de su intimidad, lo único que Joe necesita de su compañera es que esté arreglada y siempre disponible para aparecer en algún acto social de obligada presencia.

Poco a poco iremos descubriendo las dudas que van surgiendo en la cabeza de Alice sobre si esta dispuesta a seguir renunciando a todo sólo por complacer a su marido. Su amiga Emily intenta que abra los ojos. Pero un buen día, todo cambia. A Joe lo destinan en su trabajo a Nueva York. Atrás queda la lluviosa vida londinense y su futuro se perfila bajo las sombras de Manhattan.

¿Será esta la oportunidad que necesitaba su matrimonio o este traslado propiciará la caída? La respuesta, en vuestras librerías. 🙂

Muy del estilo de Jane Green, lo cierto es que me gusta bastante cuando estos libros chick-lit se salen del simple humor llevadero e intentan tocar temas trascendentes en nuestra sociedad. En este caso, es bastante frecuente que en algunas uniones matrimoniales, uno ejerza totalmente el poder y espere del otro que se supedite a sus deseos y caprichos, provocando con ello problemas tales como dependencia o falta de autoestima. Abrir los ojos puede ser un camino complicado.

Recomendable si te apetece pasar un rato con una lectura ligera pero no tan desenfadada como nos quieren hacer creer.

Manhattan, ¿oportunidad o amenaza?

Feliz Día das Letras Galegas!

Rosalía de Castro

NEGRA SOMBRA

Cando penso que te fuches,
negra sombra que me asombras,
ó pé dos meus cabezales
tornas facéndome mofa.

Cando maxino que es ida,
no mesmo sol te me amostras,
i eres a estrela que brila,
i eres o vento que zoa.

Si cantan, es ti que cantas,
si choran, es ti que choras,
i es o marmurio do río
i es a noite i es a aurora.

En todo estás e ti es todo,
pra min i en min mesma moras,
nin me abandonarás nunca,
sombra que sempre me asombras.

Rosalía de Castro, Follas Novas, (1880)