¡Buen y maravilloso domingo a todo el mundo! (Es un decir, no os podéis ni imaginar el diíta que tenemos en Galicia). Pero bueno, está claro que ante el mal tiempo hay que mostrar buena cara, ¡y para ello un libro siempre ayuda! 🙂

Hoy traigo recién sacada del horno la tercera entrega de la saga Canción de hielo y fuego, o sea, Tormenta de espadas para que me entendáis. Lo cierto es que ya sabía qué podía esperar del libro más o menos porque me he visto la serie antes de decidirme a complementarla con la lectura de los tomos, así que los acontecimientos no me pillaron por sorpresa.

La khaleesi es cada vez más fuerte

En resumen, puedo decir que los reinos de Poniente siguen enfrentados en su particular juego de tronos, peleando para ver quién es el más fuerte. Stannis Baratheon se lame sus heridas en Rocadragón mientras piensa de qué manera puede volver a intentar conseguir lo que le pertenece por derecho. Robb Stark, el Rey en el Norte, todavía no ha perdido una batalla pero ve con desesperanza que tampoco tiene una ventaja clara sobre sus enemigos. En la capital, los Lannister mantienen su poder contra viento y marea, pero nuevos conflictos y alianzas familiares pueden hacer peligrar su posición, por lo que deben estar alerta y hacer alardes de poder que le granjeen la simpatía y lealtad de los suyos. Mientras tanto, en el Muro se preparan para enfrentarse a peligros que escapan al control y a las capacidades guerreras de los humanos. Por su parte, la khaleesi cuenta cada vez con un ejército más grande, pero tendrá que aprender a controlarlo y descubrir que quizás no puede fiarse de todos los que la rodean.

El efecto Marcus, quinta entrega de la saga dedicada al Departamento Q

Me ha gustado muchísimo esta tercera entrega, creo que la que más por el momento, cosa difícil ya que es muy típico eso de ir bajando el listón una vez que tienes a tu público en el bolsillo. Es un libro cargado de acontecimientos (tantos que hicieron falta dos temporadas enteras de la serie para poder cubrirlo casi todo) y tan entretenido y humano que es difícil dejar de leer una vez que has empezado. Con un nivel tan alto es complicado que las dos entregas que todavía me restan por leer puedan superar lo ya leído, pero igualmente las espero con ansia. Por el momento, Festín de cuervos ya está esperando en mi estante de libros pendientes, dentro de poco le tocará el turno.

Y ahora, cambiando de tema, debo decir que ESTOY FELIZ porque acabo de adquirir el último libro publicado de mi irlandesa favoritísima de todos los tiempos: Marian Keyes. Mi karma y yo ocupa un lugar de honor en el mencionado estante y posiblemente sea el próximo libro en caer en mis garras, en cuanto acabe El efecto Marcus, del danés Jussi Adler-Olsen. Me quedan poquitas páginas, así que supongo que en breves podré traeros la crítica. ¡¡Preparaos, que para la siguiente entrada vuelve el Departamento Q!! Podéis ir leyendo otras entradas anteriores sobre esta colección aquí y aquí.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *