¡Cómo me gustan las ferias de libros antiguos y de ocasión que todos los veranos se celebran en la Alameda de mi ciudad! A pesar de que este año no me he pasado porque mi lista de libros pendientes es lo suficientemente grande como para no ir en busca de ninguna ganga, lo cierto es que son muchas las novelas que he ido adquiriendo con el tiempo a precio de saldo.

Mutación, de Robin Cook

Uno de los últimos que compré fue Mutación, de Robin Cook. La edición que adquirí fue la misma que adjunto en la imagen y el precio, aunque no lo recuerdo, fue irrisorio: tres o cuatro euros. A pesar de las ganas que tenía de volver a encontrarme con este autor, no ha sido hasta hace bien poco que inicié su lectura.

La verdad es que hacía tiempo que no me leía una novela de terror, de éstas que te enganchan y te asustan al mismo tiempo, y la verdad es que ésta ha estado bastante bien. No es muy larga, se lee en una patada y a mí me mantuvo pegada a sus viejas páginas amarillentas. En ella conoceremos al joven doctor Victor Frank, cuya esposa no puede tener más hijos tras el alumbramiento del primero. Dadas las ganas que tenían de completar la familia, recurren a la fecundación in vitro por medio de una madre de alquiler. Embargado por su conocimiento científico, al doctor no se le ocurre otra cosa que modificar genéticamente el embrión para crear lo que el pretendía que fuera un ser superdotado.

Pero enseguida surgen las dudas. Aunque Victor Junior a primera vista parece un niño normal pero muy espabilado, la falta de empatía rápidamente alarma a los padres. Si a eso le añadimos la trágica muerte de su hermano mayor y la niñera, pronto el doctor Frank empezará a preguntarse si mutar el embrión no fue la peor idea que pudo tener en su vida.

El ritmo de la novela es francamente trepidante ya que la longitud de la misma no le permite al autor pararse demasiado, por lo que funciona bastante bien. Ideal para quien quiera una lectura ligera para alguna tarde de vacaciones. Por mi parte, ahora estoy empezando Polos opuestos, de Nora Roberts, aunque reconozco que la lectura va pausada ya que gracias a mi simpático novio me acabo de enganchar a Juego de Tronos, por lo que mis horas de lectura se están viendo algo rebajadas. Espero tenerlo listo para la semana.

Mientras tanto… keep reading!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *