El escritor neoyorquino John Verdon

¿Alguna vez os ha pasado que un escritor nuevo coge inmediata fama pero decides pasar de él hasta que por casualidad descubres su novela y te encanta, y luego compras las siguientes, y estás deseando que saque títulos nuevos, y te conviertes en una fan, y lo recomiendas, y…, y…? Bueno, pues más o menos eso fue lo que me pasó a mí con el neoyorquino John Verdon.

Lo cierto es que su primer libro, Sé lo que estás pensando, fue todo un pelotazo de ventas y de buenas críticas. El por qué no decidí comprarlo en su momento es un pequeño misterio aún por resolver, pero durante meses lo veía en las librerías y mi mano no se alzaba hasta su estante. Hasta que un precioso 6 de julio, como viene pasando desde los últimos 25 añazos, tuvo lugar mi cumpleaños, y dos buenas amigas decidieron regalármelo. Gracias, chicas, os debo una. Porque gracias a ellas conocí al protagonista de las novelas de Verdon, el policía retirado Dave Gurney, y yo, tengo que decirlo, adoro a Dave Gurney.

Deja en paz al diablo, de John Verdon

Este buen hombre en cuestión es un expolicía de la ciudad de Nueva York que después de 25 años en el Cuerpo decide retirarse, a pesar de que su edad no es muy avanzada, sólo tiene 48. Se retira al norte del estado de Nueva York para llevar una vida tranquila con su segunda y adorada mujer, Madeleine. A pesar de su carácter sumamente reservado, es un culo inquieto que nunca dejará de lado su faceta investigadora, por lo que es incapaz de resistirse cuando un nuevo caso se pasea delante de él. Así sucedió en la primera novela, donde se tuvo que enfrentar al famoso asesino de los números.

En la segunda parte, No abras los ojos, Gurney tiene que hacerse cargo del horroroso caso de una novia asesinada el mismo día de su boda. Imposible perdérselo. Tras sus victorias en ambas situaciones, Gurney está literalmente agotado y más dispuesto que nunca a retomar su merecido descanso, no obstante, un reality televisivo vuelve a poner en marcha a un viejo asesino en serie que llevaba 10 años sin actuar. En Deja en paz al diablo, Gurney no puede obviar la llamada de socorro de la responsable del programa, y su ayuda una vez más será vital, aunque eso le implique granjearse nuevos enemigos en las altas esferas neoyorquinas.

Son tres lecturas completamente recomendables, muy sencillas de leer e ideales para cualquier amante del género. Incluso me atrevería a decir que las disfrutarán igual los que no estén tan familiarizados con la novela negra. Y mientras investigaba un poquitín para escribir esto, me acabo de llevar la alegría del siglo, y es que recién acaba de salir al mercado la cuarta entrega, No confíes en Peter Pan. ¡Dave Gurney, espérame, que allá voy!

1 Comment on Larga vida a John Verdon

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *