La crisis se aposenta en mi hogar y es que… ¡me estoy quedando sin libros pendientes de leer! Bueno, la verdad es que estoy exagerando un poquito, ya que libros tener, tengo suficientes; pero reconozco que me gusta ver un buen repertorio en la estantería de no leídos. Pero bueno, al caso.

Portada de “El valle del terror”

Lo cierto es que me encuentro en una época de baja lectura: las fiestas que se aproximan obligan a cocinar dulces sin parar, y entre eso y que tengo que ayudar a mi tía con un sorteo navideño que realizará en su tienda, pues no doy abasto. Tanto que he tenido que renunciar momentáneamente a la lectura que me traía entre manos, Los libros arden mal, de Manuel Rivas; ya que la densidad de la novela y su longitud exigen que le dedique más tiempo del que dispongo ahora.

Por eso me he decidido por algo compacto, ligero y directo; además me encanta. Se trata de El valle del terror, del gran Arthur Conan Doyle. Vamos, que tengo al famoso Sherlock Holmes trabajando duro con su inseparable Watson. Una lectura perfecta para estas épocas tan estresantes. Pendientes aún tengo Adiós, princesa, de Juan Madrid, y Sangre guerrera, de Christian Cameron. Confiemos en que Papá Nöel y los Reyes Magos se porten bien y pueda llenar mi estantería otra vez. 😀

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *