¡Muy buenas noches! Ahora que el fin de semana tristemente llega a su fin, aprovecho un pequeño hueco libre y me pongo al día. La verdad es que literariamente el año no podía empezar mejor: en las navidades he recibido numerosos títulos nuevos, como El efecto Marcus, Doble silencio, Festín de cuervos, Legado en los huesos o El jilguero. Y como me parecían pocos (ironía, obviamente) esta semana me pasé por la Casa del Libro de mi ciudad y me hice con dos del maestro Stephen King: El misterio de Salem’s Lot y Todo oscuro, sin estrellas. ¡¡Madre mía!! ¡Que me quedo sin hueco en mi pequeña estantería de libros pendientes! Tengo tantísimas ganas de continuar devorando todos estos libros que no me llega el tiempo.

“No te lo vas a creer”, de Sophie Kinsella

Lo cierto es que ahora con este trabajo nuevo tengo menos momentos para escribir, pero eso no quiere decir que permanezca ociosa. En este tiempo de inactividad y vacaciones he terminado No te lo vas a creer, de la genial Sophie Kinsella; Sangre guerrera, de Christian Cameron; y El accidente, de Linwood Barclay. Hoy intentaré contaros un poquito cuáles fueron mis impresiones para cada una de estas novelas.

¿Qué puedo decir de Kinsella que no haya dicho ya? Me encanta, al igual que Marian Keyes o Jane Green. De vez en cuando me entra el mono de algo chick-lit y hasta que no leo alguna novela, no paro. Consciente de ello, mi hermana decidió sorprenderme una tarde con un regalo: No te lo vas a creer. En cuanto lo recibí, lo marqué como mi siguiente libro a leer y, qué queréis que os diga, lo hice en una tarde: UNA SOLA TARDE fue lo que me duró esta divertidísima aventura. El argumento es bastante simple: Emma, una chica ligeramente metepatas, vive un poco agobiada en un mundo que, visto desde fuera, debería ser perfecto. Parece que por fin ha encontrado un trabajo en el que encaja y la relación con su guapo novio va bien: tanto que se van a vivir juntos y han acordado comenzar a llamarse “cariño” en lugar de usar sus nombres. Pero no es oro todo lo que reluce y en un momento de debilidad (provocada por el alcohol y un vuelo repleto de turbulencias) decide sincerarse y contar todos sus secretos al atónito hombre que volaba en el asiento de al lado. Una vez en tierra, todo vuelve a la normalidad. Bueno, casi todo, porque el lunes llega a su empresa el gran jefe (desconocido, hasta el momento) y nuestra Emma se quiere morir cuando descubre que es su misterioso acompañante.

Portada de “Sangre guerrera”

A pesar de tener un argumento a primera vista previsible, lo cierto es que disfruté como una enana con su lectura, ¡no podía dejar de pasar las páginas! El libro lo devoré de una sentada y me dejó tan buenas sensaciones y una sonrisa tan grande en la cara que no puedo evitar recomendarlo a quien le guste este estilo. Y pinchando aquí puedes leer otra crítica que hice en su momento de otro libro de Sophie, Tengo tu número.

Después le tocó el turno a Sangre guerrera, regalo que me hizo mi novio hace ya más de un año. Lo cierto es que nunca me animaba a leerlo debido a su gran tamaño, que lo convertía en algo difícil de transportar, pero al final le tocó su turno. La verdad es que no soy asidua de este tipo de géneros así que no puedo compararlo con otros títulos y decir si es mejor o peor. Lo que sí puedo decir es que me ha gustado bastante, es el clásico libro de aventuras en el que no dejan de pasar cosas. Seguiremos la vida de Arimnestos, un joven que, debido a la traición de un familiar envidioso, se ve metido en una refriega y, posteriormente, vendido como esclavo. Poco a poco irá encontrando su lugar en el mundo y descubrirá una serie de dones y virtudes que, en un principio, ignoraba poseer.

Y finalmente, volví a caer en las garras de Linwood Barclay (al que ya conocí con la novela Sin una palabra, que comenté en su día aquí), esta vez con la obra El accidente. Clásica novela negra, de misterio, pero tan entretenida y absorbente que sobresale por encima de la media (como ya pasó con la anterior). Desde luego es un autor al que pienso seguir la pista.

Para acabar, ya que no quiero hacer esto todavía más largo, informo de que me encuentro inmersa en la lectura de la tercera parte de la saga Canción de hielo y fuego, Tormenta de espadas. Voy por la mitad, aproximadamente, y sólo puedo decir que está resultando apasionante. ¡Espero pasarme pronto por aquí con la crítica! 🙂

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *