Portada de “El umbral de la eternidad”

Lo cierto es que tengo un pequeño bagaje de libros detrás de mí sobre los que quiero hablar ya que recién acabo de terminarlos. Se trata de Cuando todo cambió y Expediente 64. Justo terminé de leerlos la semana pasada pero tendrán que esperar un poquito más para ser analizados ya que estos días hubo una súper primicia que imagino que muchos estábamos deseando que llegara. Se trata, como no podía ser de otra forma, de la publicación de la ansiada tercera parte de la trilogía de The Century, El umbral de la eternidad, por Ken Follett.

¿Qué decir del galés que no se sepa ya? Pues que a mí me tiene completamente conquistada, igual que a otros tantos millones de lectores alrededor de todo el mundo. Tiene un montón de libros en su haber pero lo cierto es que yo sólo me he leído cuatro hasta el momento, los más conocidos quizás: Los pilares de la tierra (magnífico, inconmensurable, para mí de diez), su continuación con Un mundo sin fin (muy bueno también pero pierde en comparación con su predecesora) y las dos primeras entregas de The Century, o sea, La caída de los gigantes y El invierno del mundo.

Los cuatro libros son obras de envergadura, de mil páginas de media. Los dos primeros están ambientados en la Edad Media, en el ficticio pueblo de Kingsbridge, mientras que los dos siguientes recrean con pelos y señales los acontecimientos ocurridos durante la primera y la segunda Guerra Mundial. Aun a pesar de su longitud son tan amenos de leer, aprendes tanto con ellos y son tan entretenidos que se me pasan en un suspiro. Les tengo un cariño enorme a esos cuatro títulos. Hasta soy incapaz de ver una foto de Follett y no sentir cariño por el genial escritor.

Imagen del galés Ken Follet, uno de los escritores contemporáneos más prolíficos e importantes

Por el momento, me queda pendiente leer la tercera entrega de The Century pero me imagino que esperaré un poco. Básicamente a que salga la edición de bolsillo ya que hoy me he pasado por El Corte Inglés de mi ciudad y pude ver el pedazo bicho que es el nuevo tomo. Lamento decir que no hay suficiente espacio para él en mi estantería ya llena de otros libros. Pero resulta agradabilísimo pasear por los escaparates y tiendas y verlo en primera plana. Hacía tiempo que el lanzamiento de un libro no era un acontecimiento de tal calibre, y siempre gusta ver que el sector literario sigue en forma.

Está claro que en este momento no puedo decir de Ken Follett nada que no haya dicho con anterioridad al leer sus novelas. Puedes encontrar los otros artículos aquí, aquí y aquí.

PD: Por cierto que mi visita a la librería de El Corte no fue infructuosa. Conmigo se han venido Carrie, de Stephen King (por fin, no fue sin tiempo), Bajo el cielo de Dublín, de Maeve Binchy (ya he empezado a leerlo) y El grito de la tierra (la tercera parte de la preciosísima trilogía neozelandesa de Sarah Lark). Pero eso… eso ya es otra historia. 🙂

1 Comment on ¡Se nota! ¡Se siente! …

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *