¡Buenos días, mundo! Lo primero de todo: ¡feliz 2015! (Aunque ya llevemos una semanita en él, nunca es tarde si la dicha es buena).

Después de estas mini vacaciones tengo que decir que regreso con más ganas que nunca ya que durante estas fiestas me han regalado mogollón de libros que estoy deseando empezar. Enumero: El olvido que seremos, Sin una palabra (no lo conocía pero tiene una pintaza tremenda, gracias hermanita), Tengo tu número (creo que va a ser el próximo que lea), El club de los viernes, Brigada Lincoln, No llames a casa, El guardián invisible (qué ganas le tenía a esta colección de Dolores Redondo) y Mar de Madrid. Creo que no me dejo ninguno. No está mal, ¿verdad?

Lo cierto es que no recuerdo una época de tan baja lectura como estas últimas semanas. No sé dónde tenía la cabeza. Vale que las navidades me encantan y tengo mogollón de personas a las que regalar, pero aun así lo de este año no fue muy normal. Ahora estoy con Adiós, princesa. De momento resulta muy entretenido y ya va más o menos avanzado. Pero es que en el camino he tenido que dejar abandonado Los libros arden mal ya que mi bajo nivel de atención no era compatible con un libro como ése, pero a ver si para la semana ya puedo tener lista una crítica de la novela que tengo ahora entre manos.

Arthur Conan Doyle, creador del mítico detective Sherlock Holmes

De la que sí puedo hablar hoy es de El Valle del Terror, que supuso mi maravilloso y esperado reencuentro con Sherlock Holmes. Mirad como andaba yo de ánimos lectores que tardé casi un mes en terminar este libro, cortísimo y entretenidísimo, que en condiciones normales no me duraría más de dos días. C’est la vie!

En esta nueva obra (para mí) de Conan Doyle, nos encontraremos con un misterioso crimen sucedido en una gran mansión. Al principio todo parece evidente: el hombre era un refugiado estadounidense que escapaba de algo o de alguien. Pura venganza, vamos. Pero el caso se va complicando con pruebas confusas hasta que, sorprendentemente pronto, nos encontramos con que Sherlock da con la solución. ¿Por qué digo sorprendentemente pronto? Porque sucede a la mitad del libro. Presa del desconcierto, seguí avanzando para darme cuenta de que la segunda mitad de la novela sucede en una especie de flashback en la que nos trasladamos a Estados Unidos para conocer de primera mano los acontecimientos que llevaron al protagonista a escapar de ese país.

Personalmente me pareció un libro super entretenido, muy al estilo Sherlock Holmes, por lo que los amantes de ese personaje pueden apostar por él sabiendo que van por lo seguro; no decepciona.

Y me parece a mí que para empezar el año ya he escrito bastante. 🙂 Nos vemos para la semana, espero que con la crítica de Adiós, princesa totalmente lista. ¡Un abrazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *